Publicación

El Apocalipsis flamenco, siglo XV. Manuscrito Néerlandais 3, de la Bibliothèque nationale de France. Département des Manuscrits.

Fernández Fernández, Laura, y Marta Vírseda Bravo. 2020. El Apocalipsis flamenco, siglo XV. Manuscrito Néerlandais 3, de la Bibliothèque nationale de France. Département des Manuscrits. Valencia: Scriptorium.

Paris, Bibliothèque nationale de France, Ms. Néerlandais 3, ca. 1400.

El llamado Apocalipsis Flamenco (Apocalipsis in dietsche) es fruto del rico y productivo periodo de creación artística desarrollado en la frontera de los siglos XIV y XV. Un momento complejo en el entramado político, social y económico del Occidente europeo que experimentó una intensa y sofisticada actividad intelectual y artística. Este manuscrito contiene una versión flamenca del Apocalipsis de San Juan profusamente ilustrado lo que lo convierte en una obra absolutamente excepcional. Lamentablemente no se conoce la identidad del comitente y de sus artífices, pero gracias a sus características textuales, estilísticas y técnicas, su realización puede situarse en el ámbito artístico de Flandes en los inicios del siglo XV. Uno de los aspectos más destacados de este manuscrito es el de la creatividad desarrollada por sus iluminadores para sintetizar un extenso programa visual. Dicho programa probablemente contó con el asesoramiento de un teólogo tal y como muestran los recursos utilizados. Cada folio iluminado construye una compleja narración en la que son articulados diferentes episodios del texto, sin perder la fuerza expresiva y reveladora del ciclo apocalíptico. Los dos iluminadores que trabajaron en la obra conocían el repertorio icónico de los apocalipsis de tradición anglo-normanda, pero fueron capaces de aportar elementos novedosos que otorgan a esta obra una personalidad distintiva y original entre las obras de contenido apocalíptico. A lo largo de 23 folios iluminados a plena página, personajes reales e imaginarios, escenarios urbanos y paisajes, el mundo terrenal y el celestial, se despliegan frente a los ojos del espectador con sofisticadas fórmulas compositivas y una vibrante gama cromática que cautiva nuestra mirada. El azul de ultramar se complementa con detalles dorados y rojos intensos, junto con tonalidades rosáceas, verdes y malvas que construyen una equilibrada paleta y exhiben la capacidad técnica de los iluminadores, así como el potencial económico del comitente que encargó la realización de este espléndido manuscrito. El aparato icónico se complementa con iniciales con delicados motivos decorativos florales y vegetales, en ocasiones animales, que dan lugar al inicio del texto en el verso de cada folio, mientras que el recto está destinado a la iluminación, lográndose una elegante y efectiva relación entre texto e imagen. El manuscrito fue adquirido por la Bibliothèque nationale de France en 1827 y desde entonces es custodiado en su colección de manuscritos medievales.